¿Cómo funciona un Crédito PyME a corto y largo plazo?

Crédito Pyme a corto y largo plazo

Emprender es un proceso largo que requiere determinación y dedicación. Sin embargo, de poco sirve tener las cualidades necesarias de un emprendedor si no se tiene el capital suficiente para desarrollar el negocio. Pero no te preocupes, para esto se creó el Crédito PyME.

Te explicamos en qué consisten los créditos PyME a corto y largo plazo para que determines cuál te conviene más.

Los créditos a plazos pueden ser una muy buena opción para conseguir la inversión que tu negocio necesita.

Los distintos tipos de Crédito PyME se dividen de acuerdo a su destino, es decir para el fin que se utilizarán, sin embargo, en esta ocasión haremos la distinción entre los que son a largo y a corto plazo.

La principal diferencia entre un préstamo a largo plazo y un préstamo a corto plazo se basa, en el tiempo que durará. Mientras que el primero tiene un plazo de vencimiento superior a un año, el segundo no supera los 12 meses.

Crédito PyME  a corto plazo

La ventaja más notable de la financiación a corto plazo reside en la posibilidad de obtener dinero de forma inmediata.

En pocos minutos podemos solicitar nuestro crédito a corto plazo por internet y obtener una respuesta casi inmediata.

No exige excesivos trámites burocráticos ni papeleos y, por norma general, no es necesario acudir físicamente a las instalaciones para formalizar el trámite.

Otra de las ventajas de estos préstamos, frente a los de larga duración, es que tienen tipos de interés más bajos y, por tanto, el coste de financiación es menor.

Algunos ejemplos de los Créditos PyME a corto plazo son:

  • Liquidez inmediata.
  • Factoraje a clientes.
  • Crédito simple PyME.

También te puede interesar:  Trucos para limpiar tu historial en Buró de Crédito

La ventaja más notable de la financiación a corto plazo reside en la posibilidad de obtener dinero de forma inmediata.

En pocos minutos podemos solicitar nuestro crédito a corto plazo por internet y obtener una respuesta casi inmediata.

No son necesarios trámites burocráticos ni papeleos y, por norma general, no es preciso acudir físicamente a las instalaciones para formalizar el trámite.

Otra de las ventajas de estos préstamos, frente a los de larga duración, es que tienen tipos de interés más bajos y, por tanto, el coste de financiación es menor.

Algunos ejemplos de los Créditos PyME a corto plazo son:

  • Liquidez inmediata.
  • Factoraje a clientes.
  • Crédito simple PyME.

Créditos PyME  a largo plazo

La adaptabilidad y flexibilidad son dos de las ventajas más destacables de los préstamos a largo plazo. Al ofrecer la opción de devolverlo a lo largo de un prolongado periodo de tiempo te permite, escoger el número de cuotas con la que se amortizará el préstamo.

Es por ello que los préstamos a largo plazo se adaptan mejor a la solvencia de cada uno.

Además, en muchos casos, los contratos de los préstamos a largo plazo pueden ser modificados o renegociados y no son pocas las ocasiones en las que se le aplican periodos de carencia.

La clave de estos préstamos es que, entre prestamista y prestatario, fijan una relación a largo plazo, con lo se fijan ciertas condiciones óptimas para el prestatario y que, al mismo tiempo, el prestamista pueda percibir el capital prestado más los intereses.

Algunos ejemplos de los Créditos PyME a largo plazo son:

  • Cash Advance.
  • Adquisición de naves industriales.
  • Crédito revolvente.

No te preocupes si desconoces qué tipo de crédito PyME o en qué plazo, es el mejor para tu negocio.

La asesoría de un Bróker de Creditaria Alpha, te garantiza encontrar la mejor opción de crédito que se adapte a ti y a tu negocio, además de llevar el trámite por ti de principio a fin y sin ningún costo. ¿Qué esperas para contactarnos?

Fuente: Creditaria México

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *