Se incrementó déficit de vivienda.- ASF

El déficit de vivienda habitacional (la que requiere ampliaciones y mejoramientos) se incrementó 1.6 millones de casas en la década del 2000 al 2010.

Esto, debido a que en las anteriores administraciones se favoreció la adquisición de casas a pesar de que muchas quedaron deshabitadas, aseguró la “Evaluación de la Política de Vivienda”, que fue elaborada por la Auditoría Superior de la Federación.

Como parte de la revisión de la cuenta pública 2012, la dependencia hizo una revisión a la política pública en vivienda de los dos gobiernos panistas y concluyó que el déficit habitacional se incrementó 12.8 por ciento al pasar de 12 millones 940 mil 069 viviendas, a 14 millones 600 mil 393, en la década de referencia.

“La orientación de la política hacia el financiamiento para la atención de las necesidades cuantitativas de vivienda en comparación con la menuda atención a las necesidades cualitativas se reflejó en el incremento del déficit habitacional registrado, al derivarse del crecimiento del conjunto de viviendas con necesidades de ampliación o mejoras y del decremento de las viviendas con necesidades de adquisición o reposición”, señaló la Auditoría.

Recalcó que la mayoría de las acciones emprendidas provino de organismos nacionales de vivienda, como Infonavit y Fovissste, que fueron responsables de otorgar créditos. Muchos de los cuales iban a personas que no necesariamente formaban parte del déficit habitacional.

El Infonavit fue el organismo con mayor participación en los financiamientos, con 42.3 por ciento de participación en los 6.8 millones de créditos otorgados.

Así, el inventario habitacional tuvo un incremento del 62.2 por ciento al pasar de 21.9 a 35.6 millones de viviendas, en la década que va del 2000 al 2010.

Sin embargo, este boom trajo consigo vivienda deshabitada o abandonada por las características de los desarrollos que se construyeron, o sea, en la periferia de las ciudades, con poca conexión en el transporte y algunos sin servicios.

“Se identificaron 4.9 millones de viviendas deshabitadas, debido a que los desarrollos habitacionales se ubicaron en zonas periféricas a los núcleos de población, alejados de los centros de trabajo y escolares lo que ocasionó elevados costos de transporte para las familias; carecieron de la infraestructura y los servicios básicos; y al incremento de la violencia e inseguridad en distintas zonas del país”, dijo la Auditoría.

La Auditoría señaló que entre 2001 y 2012 hubo 19 programas a los que se le asignaron recursos presupuestales, pero sólo 9 permanecieron vigentes al final del sexenio anterior.

Fuente | reforma.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *