Paso a paso en la compra venta de tu casa

La adquisición de una casa puede ser la operación más importante de tu vida, de ahí la importancia de conocer a fondo los reductos de este proceso para evitar sorpresas desagradables y alcances la meta sin mayores contratiempos.

Comprar una casa es una transacción financiera donde, además del comprador y el vendedor, intervienen profesionales en el ramo, encargados de garantizar el éxito del proceso. Aunque ambas partes caminan hacia el mismo rumbo, cada una debe tomar sus propias precauciones.

Compra

Adquirir un inmueble es una de las inversiones más importantes que una persona hace en su vida. Por lo tanto, la elección debe ser analizada a detalle.

Ubicación.- la intención es comprar una casa que cubra las necesidades de cada uno de los integrantes de la familia. Busca predios que en sus alrededores cuenten con escuelas de prestigio, centros comerciales, unidades médicas, instalaciones religiosas, zona corporativa y áreas recreativas.

Evita las colonias de alto riesgo, elige las que ofrecen vialidades accesibles que conectan con las avenidas más importantes, permitiendo ahorrar tiempo en la transportación.

Condiciones.- revisa el estado físico de la casa, incluyendo servicios públicos como agua, alumbrado, electricidad y línea telefónica. Comprueba que el inmueble no tenga una antigüedad mayor a 30 años, que cuente con estacionamiento, los techos estén impermeabilizados y los pisos y paredes tengan acabados de calidad. Ojo con la humedad.

Situación legal.- el inmueble en cuestión debe contar con licencia de uso de suelo, con los pagos al corriente de predial, agua, luz y número oficial. Además, no debe provenir de una sucesión testamentaria o ser copropiedad.

El comprador debe cubrir los gastos por concepto de escrituración.

Además de esto, lo más importante es que tomes las cosas con calma, evita las prisas y no te dejes llevar por ofertas engañosas. Busca la asesoría de expertos porque lo que está en juego es tu patrimonio.

Venta

Una vez que haz tomado la decisión de vender una propiedad, lo primero es encontrar al comprador (con ayuda del asesor inmobiliario) y contratar los servicios de un Notario Público, quien se encargará de realizar los trámites legales ante las instancias correspondientes.

El siguiente paso es firmar un contrato de promesa de compra, donde el prospecto entrega un anticipo del precio total. De esta forma ambas partes se comprometen a finalizar la operación inmobiliaria.

Como parte del trámite, el Actuario debe gestionar un certificado de libertad de gravámenes ante el Registro Público de la Propiedad (RPP) para determinar el estatus jurídico de la casa y establecer si existen hipotecas o posibles embargos. Además, se verifican los adeudos ante Tesorería y Comisión de Aguas.

Es entonces cuando la documentación (escrituras, planos arquitectónicos y boletas de pago) ingresa a la Notaría Pública para llevar a cabo la formalización del proceso y elaborar otro título de propiedad a nombre del nuevo dueño.

Finalmente, se reúnen comprador, vendedor y Notario para liquidar el adeudo y firmar las escrituras. Este movimiento debe ser avalado por el Registro Público de la Propiedad. En promedio el proceso dura 30 días.

 

Fuente | Metros Cúbicos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *