Flaquean grandes vivienderas

La participación de mercado de las cinco desarrolladoras de vivienda públicas (Homex, Urbi, Geo, Ara y Sare) se redujo.

Esto, abrió paso a que empresas más pequeñas fueran ocupando su lugar.

En los últimos cinco años, la presencia de las grandes desarrolladoras pasó del 27.2 por ciento a 14.8 por ciento, debido los procesos de reestructura al que están sujetas, señaló el estudio “Estado Actual de la Vivienda en México 2013”.

En el 2009, el Registro Único de Vivienda reportaba que 27 por ciento de los inicios de vivienda nueva correspondía a las empresas públicas, pero para el primer semestre del año pasado, esta participación se redujo a 14.8 por ciento.

Mientras que las desarrolladoras medianas también redujeron el registro de vivienda, al pasar de 24.7 a 23.4 por ciento. Sin embargo, las empresas más pequeñas aumentaron su cuota de mercado en México al pasar de 48.1 a 61.8 por ciento, en el mismo lapso.

En el 2013, Geo, Urbi y Homex, prácticamente ya no construyeron nuevas casas y se dedicaron a vender inventarios, según información de Sociedad Hipotecaria Federal.

“Geo vendió 20 mil viviendas el año pasado, pero fueron inventarios del 2012. Urbi no construyó. Homex vendió pero construyó pocas casas. Estas tres grandes prácticamente solo si vendieron por los inventarios que tenían”, dijo Jesús Alberto Cano, titular de Sociedad Hipotecaria Federal.

En contraste, añadió que algunas de las medianas y pequeñas desarrolladoras están creciendo a rangos de alrededor de 20 a 30 por ciento.

El análisis, presentado por el Centro de Investigación y Documentación de la Casa, advierte que las desarrolladoras de vivienda que cotizan en Bolsa enfrentan retos como la reducción de sus inventarios.

Además, enfrentan también la pérdida de valor de sus reservas territoriales en el País si no se encuentran en los perímetros designados por las nuevas políticas de vivienda y la tendencia hacia la construcción de éstas en esquema vertical en zonas urbanas.

El documento refiere que la deuda de las empresas públicas de vivienda se multiplicó por tres y hasta por cuatro veces entre 2008 y 2012, debido a que la construcción de viviendas de bajo valor que adoptaron como su modelo de negocio, tuvo éxito sólo los primeros años.

“Los subsidios incentivaron la construcción de vivienda de bajo valor, sin satisfacer propiamente las necesidades de la población a la que iban dirigidos”, según el estudio.

Fuente | reforma.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *