Fija Miguel Angel Mancera en $80 su propuesta de salario

MMancera

El Gobierno capitalino planea poner en marcha este mismo año su propuesta para establecer el salario mínimo en 80 pesos, que iría acompañada de incentivos fiscales para las empresas.

“La construcción de escenarios implica que pensemos en diferentes montos. Una primera aproximación sería poder dar este salto.

“Si hoy estamos en los 67 pesos en salario mínimo, pasar a 80 pesos”, dijo el Jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, en entrevista con Grupo REFORMA.

Afirmó que su equipo jurídico prepara cambios a la legislación local para que el salario mínimo se elimine como referencia en multas, impuestos, derechos y penas.

Esto se incluirá en el paquete económico 2015, que se presentará a la Asamblea Legislativa del DF.

No explicó, sin embargo, cuál será la nueva referencia.

Adelantó que se implementará un programa para pequeñas y medianas empresas (Pymes), a las que se les otorgará un descuento en el Impuesto sobre Nómina.

“El compromiso del Gobierno local sería para aquellas empresas que no lo pueden hacer (elevar el salario mínimo).

“A cambio de un porcentaje de incremento a salarios, yo condono ese porcentaje del Impuesto sobre Nómina”, dijo.

Elevar el salario mínimo, consideró, derivaría en una mayor productividad para los trabajadores.

Contrario a lo señalado por la propia Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), a través de su Unidad de Productividad, otorgar un salario mínimo de 80 pesos a los 360 mil trabajadores capitalinos que hoy reciben 67 pesos aumentaría su desempeño y resultados.

“Lo que se ha demostrado es que cuando tú aumentas el salario mínimo también aumenta la productividad.

“El salario mínimo te jala la productividad también, nos basamos en las experiencias internacionales, todos los países que lo han implementado lo han hecho con esa base”, afirmó.

Aunque hasta el momento funcionarios federales, que incluyen al Banco de México, Hacienda y el propio Servicio de Administración Tributaria (SAT) han apuntado al incremento de las remuneraciones tras aumentar la productividad, el Mandatario capitalino apuesta a intentar una ruta distinta.

Mancera aseguró que ya ha hablado con empresarios para conocer su opinión sobre el tema y éstos afirmaron estar de acuerdo con la propuesta siempre y cuando no se generen problemas inflacionarios y exista un proyecto claro para mejorar la productividad de la capital.

Sin embargo, enfatizó que los trabajadores de la Ciudad de México ya son productivos y eso es algo que se tiene que reconocer.

De seguir con el incremento en el salario mínimo, aclaró, no se estarían violando disposiciones federales, pues el Gobierno de la Ciudad sólo busca hacer un acuerdo económico con los trabajadores y las empresas.

El gobernante capitalino aseveró que no quiere confrontaciones con el Gobierno federal y por el contrario, busca su opinión sobre el tema.

“No se trata de romper la coordinación, ni tampoco de entrar en un régimen de excepción; simplemente, si nosotros podemos hacer un plan piloto y demostrarlo, ahí está”, dijo Mancera.

Incrementar el salario mínimo únicamente en la Capital tampoco traería repercusiones en la organización de las zonas económicas, a la cual pertenece, aunque no profundizó en el tema.

Asimismo, Mancera comentó que la desvinculación del salario mínimo como unidad de medida, cuyo inicio se daría este mismo año, será sustituida por otro indicador que su equipo encargado de armar la propuesta sigue decidiendo.

El Mandatario reconoció que existen muchas dudas respecto de su propuesta y que además está pendiente de los efectos que tendría en las entidades vecinas, aunque se trata de una medida que ellos también podrían adoptar en el futuro.

‘No haré nada sobre las rodillas’

Para Miguel Ángel Mancera, la Ciudad de México dará el ejemplo al País en el debate del salario mínimo, y su propuesta no será hecha sobre las rodillas.

Mancera niega que el debate sea una medida “populista” para limpiar su imagen o construir una ruta hacia las elecciones presidenciales de 2018.

“Va a ser una propuesta donde vamos a plantear los escenarios para su análisis. No voy a tomar una determinación sobre las rodillas ni sobre la marcha”.

-¿De dónde salen los 80 pesos como propuesta?

Tenemos que construir escenarios para llegar a la propuesta. La construcción de escenarios implica que pensemos en diferentes montos, en diferentes cantidades. A mí me parece que una primera aproximación sería poder dar este salto.

Si hoy estamos en los 60 (pesos) en salario mínimo, pasar a 80 de salario mínimo. En la Ciudad de México estamos hablando de cerca de 360 mil personas (que ganan el salario mínimo); en el País, de cerca de 7 millones.

Si nuestro punto de arranque es esto, podemos pensar en una proyección, que quizá vaya a 8 o 10 años, hasta alcanzar el ideal, que debería estar en 170 pesos.

-Hay a quienes les parece irrisoria la propuesta ¿Cuál sería la ruta para lograr un aumento?

La ruta es la construcción de los escenarios y posteriormente la depuración de las leyes que hoy están vinculando al salario mínimo para todo. Hoy tienes referencia del salario mínimo para las multas, prácticamente como tasa, hasta en las penas; para saber si un delito es grave se mide por salarios. Ni siquiera es ya un referente válido para nuestros tipos penales.

-¿Qué base se ocuparía como unidad de medida? ¿UDIS?

No. Desde el punto de vista económico vamos a hacer una propuesta acerca de cómo puedes tener una tasa estable, estabilizadora, porque eso se hizo con el salario mínimo.

-¿La Ciudad tendría que salirse de la medición de zonas económicas? ¿No estarían generando sobrevaluación de los salarios y del trabajo en el DF, que provoque migración?

Estaríamos generando productividad. El referente primordial para el crecimiento económico es la productividad. Se trata de un compromiso que tenemos con los trabajadores, nosotros revisamos las condiciones de trabajo de los servidores del gobierno, pues tenían 15 años que no se las revisaban.

-¿Cuál es la ruta de tiempos?

A fin de mes estamos presentando la propuesta. Vamos a seguir trabajando con ese documento con empresarios y sindicatos, vamos a ver hasta dónde nos da para implementar. Podemos hacer un “piloto” en la Ciudad, si nos da para este año, lo haremos o hasta el próximo año. Lo que no podemos permitir es que siga la misma tendencia, decir “no pasa nada”.

-¿La Comisión Nacional de Salarios Mínimos debería desaparecer?

Quizá tendría solamente que evolucionar, tendría que rediseñarse. Tiene que anclarse en la realidad, en lo que está pasando, no como un tema inercial.

-¿Podrían cambiar su Código Financiero, desvincularlo del salario mínimo como unidad de medida para el próximo año?

Ese es el primer paso. Si lo tenemos integrado, ya sería para el próximo año.

-¿Solicitarían más deuda para enfrentar las condonaciones fiscales?

Ese es el punto: ¿Cuánto significan esas 360 mil personas? De esas, podríamos sólo apoyar una parte. No habría vacío, se podría hacer y por eso estamos construyendo escenarios.

-¿Este debate es para recuperar la imagen o popularidad perdida?

Nos han dicho de varias cosas: que somos populistas, que es una batalla perdida, que primero arreglemos las cuestiones laborales del GDF, que arreglemos los baches. Los baches no todos son míos, pero los estamos arreglando y un programa integral.

Cuando te califican de “populista”, si es porque te estás ocupando de la gente, lejos de sentirlo como un reproche debería ser bueno ayudar a las personas.

Esto no es un decreto, eso sí sería un error. La pregunta es: ¿qué razón sostiene el salario mínimo así cuando menos los últimos 10 años de México? Nosotros vamos por un acuerdo de productividad

-¿No es para limpiar su imagen, ganar popularidad o una ruta presidencial?

No, es algo que planteamos desde mayo. Antes del Hoy no Circula, antes de los baches. La Ciudad es tan demandante que buscamos un cambio que se pueda ver. Si como dicen, nadie gana el salario mínimo, qué les preocupa dar esa garantía al trabajador. Por qué si otras economías que son menos fuertes que la mexicana lo han logrado. El Presidente de Perú (Ollanta Humala) me decía que ellos tenían en 300 dólares el salario mínimo mensual.

-También hay quien piensa que su convocatoria a este debate es también una plataforma al 2018.

Es muy pronto para eso. Ojalá tuviéramos resuelto esto antes del plataforma del 2018 y antes de tomar cartas en el asunto.

Fuente | Negocios Reforma

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *