Sorprende EU con robusto crecimiento

dolares

La economía estadounidense registró un gran impulso en el segundo trimestre, que compensó con creces la contracción del primer trimestre y significó un regreso al sendero del crecimiento en 2014.

Unas horas después de la publicación del informe el miércoles sobre una expansión que superó las previsiones, la Reserva Federal concluyó su reunión de política monetaria de dos días y ofreció una evaluación moderadamente más optimista sobre la inflación, el empleo y la economía.

“La actividad económica repuntó en el segundo trimestre”, indicó la Fed en su comunicado tras la reunión.

El banco central de EE.UU. señaló que el mercado laboral mejora, la tasa de desempleo cae y la inflación se acerca a su meta de 2%. No obstante, aclaró que un conjunto de indicadores sugiere que persiste una capacidad ociosa “considerable” en el mercado laboral.

Ante la aparente mayor solidez de la economía, la entidad afirmó que continuará con la reducción de sus programas de estímulo –que incluyen compras de valores hipotecarios y bonos del Tesoro– a US$25.000 millones mensuales.

Conforme se acerca el fin de esas políticas, la Fed se enfoca cada vez más en el cronograma y los mecanismos de las alzas de las tasas de interés. Las tasas a corto plazo permanecerán bajas por “un tiempo considerable después de que termine el programa de compra de activos”, afirmó el banco.

El Producto Interno Bruto, la medición más amplia de bienes y servicios producidos en toda la economía, avanzó a una tasa anual desestacionalizada de 4% en el segundo trimestre, informó el Departamento de Comercio. Los economistas encuestados por The Wall Street Journal habían pronosticado un crecimiento de 3,0%.

Un aumento en la adquisición de inventarios por parte de las empresas y una aceleración del consumo contrarrestaron el efecto de un incremento de las importaciones.

La sólida mejoría ocurre después de un primer trimestre en el que la economía se contrajo a una tasa de 2,1%. Aunque siguió siendo el peor trimestre de la recuperación que empezó en 2009, la cifra fue revisada frente a la estimación previa de una contracción de 2,9%. En el último año hasta el 30 de junio, la economía creció 2,4%, lo que marca un ligero avance frente al promedio de 2,3% anual desde el inicio de la recuperación hasta el final de 2013, antes de que un invierno más crudo de lo normal en EE.UU. golpeara la economía.

El primer trimestre “fue una anomalía y el crecimiento será mucho más fuerte el resto del año”, afirma Stuart Hoffman, economista de PNC Financial Services Group. “Los consumidores están gastando gracias a los aumentos de empleos e ingresos, y con los costos de endeudamiento aún bajos, las empresas están invirtiendo para satisfacer una demanda más fuerte”.

El gasto de los hogares –que equivale a aproximadamente dos tercios de la economía de EE.UU.– escaló a una tasa anual de 2,5% en el último trimestre, comparado con un aumento 1,2% en el período anterior.

También fueron revisadas las cifras de años previos, que mostraron que la economía se expandió 4% en el segundo semestre de 2013, los mejores seis meses en 10 años.

No obstante, los números de los últimos cinco años, incluyendo nuevas revisiones de cifras desde 2011, siguen contando una historia conocida. Incapaz de lograr varios trimestres consecutivos de crecimiento estable, la recuperación que comenzó en 2009 sigue siendo la más débil desde la Segunda Guerra Mundial.

Existen motivos para mantener la cautela ante el repunte del trimestre pasado. La lectura inicial del PIB depende de las estimaciones de flujos comerciales, gastos en el sector de salud y otros aspectos de la economía que podrían ser modificados en lecturas subsecuentes.

El fuerte avance en el consumo se debe, al menos parcialmente, a una recuperación tras el frío invierno de principios de año. Si al clima se le echa la culpa por un primer trimestre débil, le corresponde parte del mérito por el segundo.

El segundo trimestre también recibió un fuerte impulso de empresas que reabastecieron sus inventarios. Esto sumó 1,66 puntos porcentuales al crecimiento. El aumento es similar al robusto reabastecimiento que ayudó a propulsar la expansión en el segundo semestre del 2013 y contrasta con la tendencia inversa que contribuyó a la contracción del primer trimestre.

Algunos economistas indicaron que el incremento en los inventarios plantea interrogantes sobre si el fuerte ritmo de expansión del segundo trimestre es sostenible. Las ventas finales reales, una medición del PIB que excluye cambios en los inventarios, subieron 2,3% en el segundo trimestre. Tomando en cuenta la contracción de 1% del primer trimestre, las ventas crecieron en casi 0,7% entre enero y junio de 2014.

Esto sugiere que el aumento en los inventarios podría haber sido “excesivo”, señala Chris Low, economista jefe de FTN Financial, “como si las empresas hubieran puesto demasiada fe en la historia de un repunte tras el mal clima”.

El informe del miércoles también mostró que el índice de precios de gastos de consumo personal, el indicador preferido de la Fed, subió a una tasa anualizada de 2,3% en el segundo trimestre. La lectura superó la meta de inflación de 2% de la Fed por primera vez desde principios de 2012.

Fuente | reforma.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *