Se debe romper la exclusión en las periferias urbanas: Sedatu

periferias

Durante el Seminario sobre Ciudades Pequeñas y Transformaciones Territoriales en México, la titular de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) afirmó que densificar las ciudades, crear oportunidades de interacción humana, económica, cultural y laboral es sinónimo de humanizarlas.

“Debemos romper con los patrones de exclusión, que son visibles para cualquiera que recorra las periferias urbanas. Las políticas de vivienda no pueden ser un motor generador de inequidad; tenemos que incorporar visiones novedosas, incluir a las personas en decisiones arquitectónicas que afectarán sus vidas, y diseñar esquemas de financiamiento accesibles para personas en pobreza”, dijo la secretaria.

También que se debe promover la discusión sobre el vínculo entre los territorios urbanos y rurales, principalmente el papel de las ciudades pequeñas y medianas en el desarrollo del país. “Tenemos frente a nosotros la oportunidad de promover ciudades pequeñas y medianas que nos ayuden a poner orden en el territorio y a controlar el expansivo crecimiento urbano”.

En los últimos 30 años, de 1980 a 2010, la población urbana se duplicó; sin embargo, el territorio urbano creció 7 veces, principalmente en suelo de propiedad social que originalmente era rural. Situación que ha provocado un crecimiento desordenado y una serie de problemas para la población, tanto en traslados, falta de certeza jurídica y calidad de servicios.

Es por esto que la Política Nacional de Vivienda trabaja bajo el esquema de los perímetros de contención urbana, para mitigar el crecimiento desordenado. Además, la Sedatu y el INEGI trabajan en un proyecto sobre la nueva Regionalización Funcional en México, lo cual permitirá tener una metodología y mapas para estudiar el territorio nacional por medio de dinámicas económicas y sociales.

“La meta es fortalecer el arraigo, contribuir a mejorar las condiciones laborales, regularizar las propiedades, construir la infraestructura necesaria y edificar viviendas dignas, pero sobre todo, construir hogares y ciudades incluyentes y resilientes”, agregó.

Julio Berdegué, Coordinador del Programa Cohesión Territorial para el Desarrollo del Centro Latinoamericano para el Desarrollo Rural (RIMISP), aseguró la población de las zonas rurales disminuye rápidamente en términos relativos y en muchos países, también en términos absolutos.

En proporción a la población total, el descenso de la población rural latinoamericana ha sido una constante de muy larga data. Ningún país de la región escapa a estas tendencias y dada la evolución de las tasas de fecundidad, mortalidad y migración, es muy improbable que se modifiquen”.

Finalmente, Cassio Luiselli, secretario Técnico del Grupo Diálogo Rural México, destacó los 5 principales efectos negativos del cambio en las ciudades pequeñas, como la precarización del empleo; la desigualdad territorial y concentración de la riqueza en regiones; los supermercados que evitan la oferta local; la presión sobre recursos y ecosistemas y la gobernanza territorial efectiva.

Fuente: Centro Urbano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *