México aprovecha el derrumbe BRIC

En el 2001, el Director de Manejo de Activos de Goldman Sachs, Jim O’Neil, bautizó uno de los acrónimos más famosos en el mundo de las finanzas desde entonces: BRIC.

Es la escritura corta para referirse a Brasil, Rusia, India y China, países que según O’Neil serían los próximos detonantes de crecimiento económico mundial. Los inversionistas debían tomar nota.

En la última década, cerca de 67 mil millones de dólares se le invirtieron en los fondos mutuos proveídos por Goldman Sachs en sus países BRICs.

No obstante, más de diez años después, se puede ver claramente que las predicciones estaban de más optimistas y que escoger a ganadores no es tan fácil como parece.

Actualmente, China se encuentra experimentando un fuerte aumento en salarios, lo cual lo vuelve menos competitivo, y Brasil vive una moderación en su crecimiento, auspiciado por el sobrecalentamiento de su economía.

Retornos demorados

El auge del BRIC aparenta estar llegando a su fin. Mientras que el índice MSCI BRIC, que denota las acciones de tales países. ha venido a la baja perdiendo un 2 por ciento en este año, el mismo índice para Turquía ha aumentado un 36 por ciento.

En la opinión de Dominic Wilson, economista en Goldman Sachs, se espera que el potencial de crecimiento del grupo vaya en decadencia en la siguiente década.

Uno de los principales problemas de juntar a varios países en un mismo paquete es que no todos funcionan igual de bien entre sí. Este es el caso de India, que últimamente ha tenido la desgracia de ser coronado como el eslabón más débil de la cadena.

A diez años de la creación del BRIC, Jim O’Neill notó que el país de mayor decepción entre los cuatro fue India. La esperanza de que el país despegara era fundamentada por una serie de reformas económicas que no se efectuaron.

En los últimos años, India ha manejado un déficit fiscal superior al 5 por ciento, mientras Brasil estima un superávit del 1 por ciento.

De igual forma el Sensex, el índice de la bolsa de valores de Bombay, no ha tenido el desempeño esperado. Tal índice tuvo el peor rendimiento entre las bolsas globales en el 2011, al caer cerca de un 25 por ciento. A la par, la rupia india se ha depreciado más que la mayoría de monedas asiáticas. Su déficit comercial llega a ser de 3.9 por ciento.

Cambio de paradigma

La opinión sobre el declive de los BRIC no es compartida por todos. En una encuesta realizada por la consultora BDO entre ejecutivos financieros de empresas medianas y grandes, los países BRIC resaltan como opción para invertir.

Sin embargo, a diferencia de la idea de que las ganancias están por encima de la media, resalta porqué son cada vez más parte de una estrategia de limitar riesgo.

Ante el creciente temor de los déficits europeos, los inversionistas agrupan a los BRICS con países de menor crecimiento, pero que son seguros en términos de inversión, como Inglaterra y Alemania.

Como al principio de la década pasada todos los fondos apuntaban hacia los BRIC, la moda parece estarse dirigiendo hacia nuevos países emergentes, en el cual se destaca México.

El más reciente grupo se llama MIST, que incluye a México, Indonesia, Surcorea y Turquía, países que han superado las expectativas de inversión en los mercados emergentes.

Mientras estos cuatro países tienen menos en común que su previo acrónimo, como el llamar a Surcorea un país emergente a la par de Indonesia o Turquía, se estima que este grupo esté propulsando la economía global en tiempos donde las prominentes naciones de Europa, Asia Oriental y Norteamérica viven un periodo de estancamiento.

Al combinar a los países en el MIST con los BRIC, identificados en el 2001 por el analista de Goldman Sachs, Jim O’Neill, se estima que los ocho países congregen el 60 por ciendo del crecimiento del PIB mundial en la siguiente década.

Esta modelación ha sido fuertemente favorable para México. La economía mexicana ha crecido más de lo esperado, y las exportaciones de México hacia Estados Unidos han apoyado a que se nivele su balanza comercial.

Un crecimiento esperado del 3.7 por ciento para el año, y las propuestas de que el siguiente año se efectúen reformas para que el sector privado pueda invertir en la industria petroquímica y de gas natural, añadido a una tasa de inflación controlada, han marcado a México como el país favorito de inversión entre los países emergentes.

De tal forma, México se presenta a la cabeza de los nuevos mercados emergentes que los importantes fondos internacionales identifican con gran potencial económico a largo plazo.

 

Fuente | Reporte Indigo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *