Hace Liebman de presión una costumbre

La pianista Daniela Liebman calienta tocando a Bach en su piano de cola, regalo de su padre, al que decidió nombrar Bruno, y que la acompaña desde los siete años, cuando la música se volvió asunto serio.

Ensaya el “Concierto para piano no. 8”, de Mozart, con el que debutará en el Palacio de Bellas Artes el 1 de febrero con la Orquesta de Cámara de Bellas Artes (OCBA).

Liebman fue invitada a Bellas Artes después de su actuación en el prestigioso Carnegie Hall de Nueva York del 27 de octubre de 2013.

Liebman tendrá dos ensayos con la orquesta en el Centro Cultural del Bosque, bajo la batuta de Anatoly Zatin, su maestro, invitado como director huésped y, sólo una hora antes del concierto, podrá ensayar en Bellas Artes, un escenario que jamás ha pisado.

“Nunca he visto la sala, estoy muy emocionada por estar ahí, solo conozco el lobby, una vez fuimos a México, DF, dijimos ‘vamos a ver’, pero estaba cerrada”, relató.

Pero Daniela está acostumbrada a esa presión.

“Normalmente no me pongo nerviosa porque estoy preparada y naturalmente me gusta tocar delante de la gente, lo disfruto”, cuenta Daniela vía telefónica.

El concierto de Mozart no es nuevo en su repertorio, lo ha tocado en los últimos dos años con diferentes orquestas, pero el nivel de exigencia aumenta con la edad.

Se espera que a los 11 años lo toque con la solvencia de un adulto, explica Anna Liebman, su madre.

En la opinión del crítico de música Lázaro Azar, Liebman es una niña disciplinada que se toma las cosas en serio, pero que debería comenzar cuanto antes estudios en el extranjero que le permitan aspirar a ser una pianista respetable.

“Me parece una niña muy talentosa, que tiene encanto y carisma, y que ya sería bueno que pensaran en buscarle un maestro de verdad”, agregó.

“Por el recinto han pasado otros niños talentosos, pero el único que logró hacer algo importante a nivel musical fue el maestro Jorge Federico Osorio. Creo que Liebman tiene posibilidades de ser una pianista muy seria y respetable, en cuanto a lo de ‘gran pianista’ eso sólo lo dirá el tiempo”.

Los boletos para el concierto cuestan 90, 70 y 40 pesos.

Daniela volverá el Palacio de Bellas Artes el 19 de mayo con el “Concierto No. 2” de Shostakovich, obra que interpretó en su debut en el Carnegie Hall, ahora bajo la batuta de José Luis Castillo, titular de la OCBA.

Anuncia además su participación en el Festival Internacional Cervantino 2014 donde se presentará en concierto el 25 de octubre.

Fuente | reforma.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *