Deposita Poniatowska legado cervantino

La escritora mexicana Elena Poniatowska depositó un legado familiar y literario en la Caja de las Letras del Instituto Cervantes, en homenaje a su padre, sus hermanos y en agradecimiento al autor de “El Quijote”.

“Agradezco a Cervantes que hizo ‘El Quijote’ y nos ha convertido un poquito en Quijotes”, declaró la escritora en la bóveda acorazada.

Acompañada por familiares, amigos y ante José María Lasalle, secretario de Cultura del Gobierno de España, y Víctor García de la Concha, director del Instituto Cervantes, la Premio Cervantes de las Letras 2013 introdujo en la Caja 1515 tres manuscritos.

Un ejemplar de la primera edición de su obra “La noche de Tlatelolco”, una edición de lujo del mismo libro, así como un manuscrito en hojas revolución de las que se utilizaban a mitad del siglo en México.

Además de una pulsera de latón que perteneció a su padre, Jean Poniatowski, con el que le identificarían en caso de perecer en el campo de batalla durante la Segunda Guerra Mundial.

Su caja está junto a la número 1525, que está a nombre de José Emilio Pacheco, quien depositó ahí su legado el 21 de abril de 2010.

Aunque Poniatowska había olvidado en el hotel las cuartillas con las palabras que pronunciaría esta tarde, expresó que el libro que depositaba hablaba del 68 mexicano.

“El 68 fue un año muy importante para México, porque los jóvenes se preguntaban qué país nos iban a dejar los adultos, y este libro se refiere a eso”, dijo.

La autora recordó que “La noche de Tlatelolco” fue un libro que el Gobierno censuró en su día, y no obstante eso fue bueno, porque todos lo querían tener antes de que fuera incautado.

Durante el acto, García de la Concha explicó que la Caja de las Letras guarda un legado “mágico” donde creadores de diversas disciplinas artísticas depositan un testimonio de su obra.

Esta bóveda está ubicada en el sótano de lo que era un viejo banco que después se convirtió en sede del Instituto Cervantes.

García de la Concha también recordó que un día Carlos Fuentes se preguntó cuál era el género literario de Poniatowska y decía que era el género cervantino.

“Es periodismo, biografías noveladas y novelas biográficas; voces de tantas gentes, voces universales”, agregó el director del Instituto Cervantes.

Se trata, concluyó García de la Concha, de un regalo magnífico.

“Al depositar palabra viva que crecerá y dará voz a tantos y tantas que no han tenido voz”.

Fuente | reforma.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *