Si no estás conforme, cambia de hipoteca

El fin de cambiar tu hipoteca es obtener mejores condiciones crediticias, no lo hagas porque ya no puedes pagar el monto de tu crédito actual o porque quieres comprarte un auto y buscas una mensualidad menor. Conoce cuáles son las mejoras y evita que este cambio sea contraproducente.

Si al contratar tu crédito lo hiciste sin informarte previamente y firmaste un contrato poco favorable para ti –a tasa variable, en UDIs o a más de 20 años—el cambio de hipoteca es una excelente opción.

¿Cuánto te cuesta?

La primera condición para poder hacerlo es que hayas firmado el crédito a partir del primero de enero de 2003 y, la segunda,  que estés dispuesto a pagar los gastos que se deriven:

  1. 1.   Cancelación de hipoteca: Máximo $15,000

En realidad, lo que pagas son los derechos del cambio en el Registro Público de la Propiedad.

  1. 2.   Honorarios del notario: Entre $10,000 y $15,000
  2. 3.   La nueva escritura: 4 a 6% sobre el valor de la propiedad

Debido a que la casa o departamento es la garantía del banco, se requiere una doble inscripción en el Registro Público de la Propiedad, una para cancelar la hipoteca anterior y otra para acreditar la nueva. El proceso tarda un mes en promedio.

  1. 4.   Gastos de apertura de crédito: Promedio 2.5% sobre el monto del crédito

El cambio de hipoteca significa liquidar el actual para contratar uno nuevo, por eso deberás volver a pagar el gasto de apertura a la nueva institución financiera.

 Cuándo decir que sí

Mejorar un crédito puede responder a diversos factores como, la tasa de interés, las mensualidades, el plazo a pagar, incluso el trato que te da la institución financiera puede influir en la decisión, sin embargo, no siempre lo más barato es lo mejor.

Toma nota de las siguientes recomendaciones para saber cuándo realmente te conviene tomar la decisión:

  1. Cuando tu objetivo es pagar mensualidades más bajas, la opción es cambiar tu crédito por otro a menor plazo.

Si tu hipoteca original es a 15 años y te restan 10. Necesitas encontrar un nuevo crédito, a 10 años o menos, que te ofrezca una mensualidad más baja. Si el cambio fuera por otra hipoteca a 15 años, sin duda tu mensualidad será mucho menor, pero considera que estarás alargando tu deuda cinco años.

  1. Si tus pagos mensuales son variables y desequilibran tus finanzas familiares constantemente, es probable que tu hipoteca tenga una tasa de interés mixta o variable, o bien, esté basado en UDIs.

En ambos casos es recomendable cambiar de crédito lo antes posible y elegir uno a tasa fija y en pesos que te permita saber exactamente cuánto debes pagar cada mes durante toda la vida de tu hipoteca.

  1. Si al evaluar otros créditos, te das cuenta que uno de ellos te ofrece amortizar más con la misma mensualidad, a un plazo igual o menor del que te resta pagar en tu hipoteca actual, cámbiate.
  1. El tema de contratar otra hipoteca para obtener un CAT o tasa de interés menor, sólo es una buena decisión si en dicho crédito, además de ofrecerte esas características, te permite amortizar lo mismo o más con el mismo monto de mensualidad y al mismo plazo que te resta.
  1. Si estás pagando un crédito de 20 años o más, te sugerimos que evalúes la diferencia entre tu mensualidad y la que pagarías cambiando a un plazo de 15 años o menos. Analiza si tu presupuesto actual te permite pagar esa diferencia, el ahorro en intereses a lo largo del crédito será significativo.

 ¿Un plazo mayor?

A menos que tus problemas financieros sean graves y esté en riesgo tu patrimonio, no es justificable cambiar tu hipoteca por otra de mayor plazo para pagar menos mensualidad.

Nuestra recomendación es que revises tu presupuesto para detectar nuevos gastos, si estos existen tendrás que buscar ahorros proporcionales y evaluar si realmente tu crédito actual es el problema de tu incumplimiento.

En caso de desempleo o reducción de ingresos tienes otras alternativas. Acude a la sucursal de tu banco.

Paso a paso

En México existen ocho instituciones financieras que permiten esta operación: Banamex, Banca Afirme, BBVA Bancomer, HSBC, Inbursa, Santander Serfín y Banregio.

El proceso es más ágil que el otorgamiento del crédito original, siempre y cuando no tengas demoras en el pago de tu hipoteca actual y puedas comprobar ingresos.

a)   Contacta al nuevo banco para ver si eres viable para sustituir tu crédito hipotecario anterior.

b)   Una vez que el nuevo banco te autorice la hipoteca, solicita al banco que tiene tu crédito actual, la carta de instrucciones de cancelación de hipoteca dirigida al Notario Público recomendado por el nuevo banco. El proceso de principio a fin no debe tomarte más de 30 días naturales.

En conclusión, puedes obtener mejoras increíbles para pagar antes tu hipoteca o lograr que te cueste menos al final del plazo, lo recomendable es hacer un balance entre los ahorros que representaría el cambio versus los costos que significa este decisión.

No te dejes engañar

  • Haz números y ejercicios reales de toda la información crediticia con la leyenda “más barato”.
  • Pagar tu crédito a plazos largos no es necesariamente más barato.
  • Si cambias de hipoteca por otra peor, no podrás apelar a la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros pues las tablas de amortización son claras y señalan cuanto pagas intereses y de capital.

 

Fuente | Metros Cúbicos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *