5 beneficios de adquirir una tarjeta de crédito

tarjeta_credito

Los plásticos pueden ser un gran aliado para sus finanzas personales; sin embargo, deben utilizarse con responsabilidad.
La tarjeta de crédito es un instrumento financiero muy importante, si se le da un uso correcto como un medio de pago y no de financiamiento. Por ello, si está a punto de adquirir una, estos consejos podrían serle de gran ayuda.

Si utiliza su tarjeta como medio de pago para los gastos diarios, le conviene una tarjeta que cobre comisiones y costos por transacción bajos y que además dé beneficios, como puntos, que en ocasiones se reflejan en pesos y recompensas.

Como todo servicio,  tiene un costo y se define como Costo Anual Total (CAT), una medida estandarizada del costo de financiamiento expresada en términos porcentuales anuales que incorpora la totalidad de los costos y gastos inherentes a los créditos que otorgan las instituciones.

Además, es importante cuidar no caer en sobreendeudamiento, de lo que puede percatarse si el pago de deudas abarca 30% de sus ingresos.

Beneficios de adquirir una tarjeta de crédito

Crea un buen historial crediticio. El Buró de Crédito registra su comportamiento ante la banca y distintos servicios; es decir, qué tan bueno o incumplido ha sido en la administración de pagos. Crear un historial le ayuda a generar una reputación, y le abre las puertas a diferentes oportunidades, como créditos hipotecarios y automotrices.
No maneja efectivo. La mayoría de las tarjetas de crédito cuenta con un seguro por fraudes; es decir, que alguien ajeno a usted haya hecho un mal uso sin su consentimiento. Si hay algún problema y puede comprobarlo, sus finanzas continúan a salvo.
Puede controlar mejor sus gastos. Revisar su estado de cuenta letra por letra es clave para percatarse de en qué está gastando y qué compra puede dejar de hacer en los próximos meses, así como qué objetos valen la pena programar en meses sin intereses.
Puede hacer uso de la banca por Internet. Por seguridad suya y de algunos servicios, las transacciones en línea requieren de una tarjeta de crédito, además de ahorrarle tiempo en desplazarse al lugar donde quiere hacer su pago.
Genera recompensas. Busque una tarjeta que genere recompensas de acuerdo a su estilo de vida; la anualidad puede compensarse con estos beneficios.

Fuente: El Economista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *