Quiere volar sus drones en México

Jordi-Muñoz-02

Monterrey, México (22 septiembre 2014).- Nadie es profeta en su tierra y esto es precisamente lo que le pasa a Jordi Muñoz, fundador de la empresa de drones 3D Robotics.

Pese a que las naves aéreas no tripuladas del mexicano, oriundo de Ensenada, Baja California, se fabrican en Tijuana, las ventas en México son casi nulas.

“El 50 por ciento de las ventas vienen de Estados Unidos y el otro 50 por ciento es el resto del mundo”, afirmó Muñoz, entrevistado tras su participación en el 4E, evento para emprendedores universitarios.

“En México casi no nos han comprado porque es otro tipo de mercado en donde les interesa algo ya listo para volar”.

El mercado mexicano, en donde abundan los drones chinos, utiliza los dispositivos para hacer tomar aéreas en comerciales, películas y otros usos.

Por el contrario, en Estados Unidos, Inglaterra y Alemania los clientes agregan aditamentos a los drones de 3D Robotics y los manipula de acuerdo a sus necesidades, explicó Muñoz.

3D Robotics surgió en el 2008, cuando Jordi comenzó a armar drones en su cochera.

Actualmente cuenta con 200 empleados y planea cerrar el año con ganancias de 16 millones de dólares.

Para aumentar las ventas en México, 3D Robotics implementará el próximo año una estrategia comercial en el País, que incluye la creación de nuevos productos y la venta directa en tiendas.

“Vamos a atacar el mercado con productos sencillos de usar, algo funcional, listo para volar, ya tenemos el primero y vamos a sacar el segundo.

“Y ya tenemos dos canales de distribución que van a empezar pronto, entonces vamos a entrar en México de lleno”.

La venta directa de los drones evita el costo extra del envío y el trámite aduanal.

Además, por ser un producto fabricado en el País, 3D Robotics planea proponer el cobro de aranceles a drones extranjeros para proteger el mercado interno, dijo Muñoz.

Con esta estrategia, Muñoz espera que las ventas en México alcancen al menos el 1 por ciento de los ingresos de la compañía al cierre del 2015.

Fuente | reforma.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *