¿Qué es y cómo funciona un crédito?

cómo funciona un crédito

¿Te hablan de tasas de interés y se te revuelve el estómago? ¿Te mencionan el CAT y recuerdas tus clases de inglés en las que te enseñaron que significa “gato”? Estos son algunos de los términos más comunes cuando hablamos de créditos, puede que de inmediato queramos regresarnos a Facebook para dejar de leer al respecto porque hemos tenido tan mala experiencia en los bancos cuando un ejecutivo mal entrenado nos quiere marear con tanta información pero es mejor prevenir que lamentar.

¿Qué es un crédito?

Vamos a empezar con lo más básico. Un crédito es una cantidad de dinero que nos presta una institución financiera para que podamos adquirir ciertas cosas que necesitamos, empezar un negocio o estar más tranquilos al resolver una dificultad económica. Podemos pedir desde cantidades pequeñitas como ya platicamos en este artículo sobre préstamos personales (incluir liga a artículo) hasta para cosas más grandes como comprar una casa o un carro.

Ya que nos dan el préstamo nos pedirán regresarlo con intereses, esos los podemos ver como el costo del dinero que nos prestaron.

¿Cómo funciona un crédito?

Supongamos que Respaldo Financiero me dan un apoyo financiero de 100 pesos, a 12 meses, con una tasa de interés del 15% anual. Aquí viene lo interesante porque si te fijas dice “anual”, entonces agarras ese 15% y lo divides entre 12 —que son los meses del año —, el resultado será 1.25%, que es la cantidad que estarás pagando mensualmente de intereses. El 1.25% de 100 pesos es 1.25 pesos, entonces si tu crédito es a cantidades fijas mensuales, estarás pagando 9.58 pesos cada mes (8.33 del préstamo y 1.25 de los intereses).

Por otro lado, para saber la cantidad total que estarás pagando, en vez de considerar la tasa de interés, haz este ejercicio tomando el Costo Anual Total (CAT), esta tasa ya incluye las comisiones del banco, la tasa de interés y cualquier otro costo que incluya el préstamo.

Los bancos se basan en tus ingresos de nómina o propiedades para aprobar un crédito; hay instituciones financieras que tienen requerimientos distintos para dar préstamos, basándose principalmente en los bienes como garantías.

¿Qué tipos de crédito hay?

Hay diferentes tipos de crédito dependiendo las necesidades de la persona, de igual forma hay distintas maneras de irlo pagando. Aquí van los tres tipos de crédito más típicos:

  • Préstamos personales: Estos son los préstamos por pequeñas cantidades de los que hablamos en el artículo anterior, en dónde comúnmente se pone un bien como garantía de pago y se liquidan en un máximo de 2 años. Puedes leer más sobre esto aquí. (incluir liga)
  • Tarjetas de crédito: Con estas tarjetas pagamos por bienes o servicios con dinero del banco, ellos deciden hasta cuánto nos pueden prestar, dependiendo cuánto ganemos y debemos pagarles cada mes. En caso de que no paguemos, nos cobrarán intereses, ya sea por no pagar nada o por pagar un pedacito.
  • Crédito hipotecario: Este tipo de crédito es otorgado para comprar una propiedad, como una casa, y se paga a mediano o largo plazo —el promedio son 20 años —.

Dependiendo de tu crédito, tus pagos pueden ser mensuales, quincenales, semanales, etc. También muchos de ellos te piden una anualidad, que es una cantidad mayor a la que se paga mensualmente, éstas normalmente se pagan a final o principio de año. En mi caso, pago 400 pesos de anualidad cada enero por mi tarjeta de crédito.

¿Qué pasa si no pago mi crédito a tiempo o no puedo terminar de pagarlo?

Si por alguna razón no podemos pagar el crédito a un banco, entonces “nos mandarán al buró de crédito”. En sí, el buró de crédito es una institución en la que estamos todas las personas con historial crediticio, pero ahí registran si pagamos a tiempo, nos tardamos en pagar, si pagamos el mínimo o si no pagamos para nada.

Cuando tenemos una calificación negativa en el buró es casi imposible que un banco nos dé un préstamo o una tarjeta de crédito, pero hay otras opciones como las sofomes, ya que muchas de ellas no se basan en el buró de crédito para dar préstamos.

Si dejamos una propiedad o bien como garantía, entonces el banco o institución financiera, legalmente, tiene el derecho de reclamarlo como suyo debido a que incumplimos con el pago de nuestro préstamo. ¡Así que hay que tener mucho cuidado con eso! Siempre procura pagar a tiempo y comprometerte con mensualidades que no te quiten el sueño.

Es importante que cuando saquemos un crédito, del tipo que sea, estemos muy comprometidos a pagar íntegramente y a tiempo, para ir generando un historial crediticio positivo o tener la facilidad de que una institución financiera nos saque de apuros si lo necesitamos.

Fuente: Respaldo Financiero 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *