Educación financiera para niños

educación-financiera

¿Cuántas veces su hijo ha preferido ropa a juguetes de regalo? Seguramente pocas, si no es que ninguna. Esto nos habla de la frecuente dificultad de los niños para pensar en metas a largo plazo, lo que deriva en que posiblemente para este Día del Niño sus peticiones sean las mismas.

Sin embargo, usted puede ayudarlos a visualizar las bondades de un obsequio que les sirva para forjar un futuro próspero, a través de cursos que refuercen el potencial que muestran en diversas áreas, desde las ciencias hasta las artes, o —por qué no— el mundo de los negocios.

Por ello, los expertos recomiendan sentar bases, a edades que van de los cuatro a los 14 años, a través de conocimientos para que los pequeños de la casa tengan los conocimientos necesarios para ahorrar, gastar e incluso invertir y generar su propio negocio.

Educación financiera, el pilar

Adolfo Albo, director global de Educación Financiera de BBVA Bancomer afirma:

“Ahorrar en México está vinculado a la educación financiera. De las familias mexicanas, 80% ahorra pero no tiene un control sobre sus gastos; si hicieran un presupuesto con base en sus ingresos y lo que desembolsan mensualmente, obtendrían mejores resultados”

El reporte de educación financiera de la entidad destaca cifras del Inegi que muestran que 79.5% de la población en México de 18 a 70 años no lleva un registro de sus gastos; en tanto, 60.8% no prevé gastos inesperados, y 52.2% presenta ambos problemas.

Por ello, Albo enfatiza que conocer cómo manejar nuestras finanzas a temprana edad es vital, pues “el dinero forma parte de la vida cotidiana” y no saber administrarlo “limitará objetivos de carácter personal”.

Existe una gran oferta de programas de educación financiera para niños impartidos por expertos, y en el caso de entidades como BBVA, Valores del Futuro es gratuito y está pensado para niños de los seis a los 14 años, con temas alineados al ciclo de vida de cada persona.

“Abordamos 10 temas básicos sobre el ahorro, que van desde el ahorro para el retiro y el crédito, hasta adquisición de vivienda con crédito, seguro de vida, fondos de inversión, educación bursátil y medios de pagos electrónicos”, destaca.

Aprender a hacer dinero, 
pero también cuidarlo como parte de educación financiera

¿Se imagina a su hijo teniendo su propio negocio y exportando a los siete años? Aunque esto suene a un capítulo más de Ricky Ricón, esto es posible si el pequeño muestra interés, y si además usted como padre le motiva a mejorar su potencial.

“Es indispensable que los papás apoyen a sus hijos. Todos los niños tienen el mismo potencial y podrían ser casos de éxito, pero la ayuda en casa hace la diferencia”

Puntualiza María del Carmen Cabrera, directora general de BusinessKids, escuela donde mediante juegos y actividades interactivas se alimenta el espíritu emprendedor del pequeño.

En programas regulares o cursos de verano, BusinessKids ofrece a los menores la oportunidad de aprender desde cómo vender y comprar, hasta desarrollo empresarial, todo “sin olvidar que son niños”.

A través del emprendimiento y los negocios, añade, hay conocimientos que los pequeños llegan a entender mejor al poder aplicarlos en su vida cotidiana.

“Está el caso de un niño que mejoró en sus clases de matemáticas porque entendió para qué servían, y decía: ‘Si no sumo o multiplico bien, no vendo’”, expuso.

El programa regular, que comprende un periodo de cuatro meses, tiene un costo de 6,000 pesos más IVA y por semana puede pagar 1,800 pesos; por su parte, los cursos de verano, con una duración de cuatro semanas, tienen un costo de 5,500 pesos o 1,500 por cada una.

Así que si tienes hijos no pierdas la oportunidad de acompañarlos en su etapa de aprendizaje e incluir la educación financiera en todos los ámbitos como una parte fundamental en su vida, la cual además le traerá grandes beneficios a largo plazo.

 

Fuente: El Economista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *