Despega en México presencia japonesa

comunidad_japonesa

A 10 años de la entrada en vigor del Acuerdo de Asociación Económica México-Japón, la presencia nipona en el País se ha duplicado.

Entre 2003 y 2013, las empresas japonesas en México pasaron de 281 a 679.

En ese mismo periodo, los residentes japoneses en México aumentaron de 4 mil 510 a 8 mil 387.

A esta última cifra se agregan los 20 mil descendientes de japoneses distribuidos en todo el País.

Makoto Toda, presidente de la Asociación México-Japonesa, destaca el despegue de las firmas niponas del sector automotriz en diversas entidades.

“Nissan produce 165 mil vehículos anuales entre sus plantas de Cuernavaca, Lerma y Aguascalientes. Están haciendo una ampliación en Aguascalientes por otros 165 mil. Honda está duplicando su producción, tiene una planta en El Salto, Jalisco, y está construyendo una nueva planta en Celaya para producir 40 mil vehículos más. Está llegando Mazda, asociada con Toyota, para producir 60 mil vehículos”, detalla en entrevista.

“Va a haber un tremendo boom. En Celaya, Irapuato, Salamanca y Silao, tal vez hasta León”.

Koji Ishimatsu, presidente de la Cámara Japonesa de Comercio e Industria de México, apunta que tan sólo en 2013 ingresaron al país 130 empresas japonesas, alrededor del 70 por ciento en la industria automotriz.

“Realmente es un boom, estamos llegando a 700 empresas. Es resultado del cambio de México en 20 años”, apunta el presidente de Mitsui de México.

Según la Embajada japonesa, las empresas niponas han invertido más de 12 mil 160 millones de dólares entre 2005 y 2013, no sólo en los sectores automotriz y de autopartes, sino también en proyectos de electrónica, metalurgia, maquinaria, agroindustria, elaboración de alimentos y fabricación de alta tecnología.

Si se suman las licitaciones públicas y las concesiones obtenidas por empresas japonesas, el total de la inversión asciende a 16 mil 459 millones de dólares en este mismo periodo.

En el marco de este boom, el Primer Ministro de Japón, Shinzo Abe, realizará el viernes y el sábado una visita al País, respondiendo a la invitación que le extendiera Enrique Peña Nieto en enero de 2013.

Déficit

Aunque el Acuerdo de Asociación Económica elevó el comercio bilateral en 64 por ciento entre 2004 y 2012, la balanza ha sido históricamente deficitaria para México, que exporta a Japón productos como plata, aparatos de medicina, cirugía y odontología, carne de cerdo, aparatos eléctricos de telefonía y sal.

En 2013, México tuvo un déficit de más de 14 mil 800 millones de dólares en la relación comercial bilateral.

La industria mexicana, considera Toda, no ha sido capaz de incorporarse a las cadenas de valor que generan las empresas japonesas que se instalan en México.

“No se produce materia prima para hacer los tornillos, prefieren producir lámina negra que es más barata, más corriente, que todo el mundo la puede producir, varilla de refuerzo para las construcciones, pero no quieren entrarle a un negocio donde tecnológicamente tengan que mejorar su calidad para hacerle frente a las necesidades de la industria”, apunta.

Para Ishimatsu, el desequilibrio en la balanza comercial obedece a condiciones estructurales que se modificarán gradualmente.

Petróleo

Julio Millán, ex presidente del Comité Binacional de Hombres de Negocios México-Japón, recuerda que uno de los momentos más tersos en la relación bilateral se vivió durante el sexenio de José López Portillo, cuando el Primer Ministro Masayoshi Ohira visitó México con el fin de firmar un convenio petrolero, que finalmente no prosperó.

“Cuando firmamos los primeros acuerdos con Japón, el proyecto era que tendríamos una combinación de inversiones de ellos en el área industrial. En ese entonces formamos lo que fue NKS, que fue todo el proyecto de Lázaro Cárdenas, de la producción de tubos de alambre de acero, fue la primera inversión que hicimos con los japoneses, y la idea era compensarlo con petróleo”, detalla.

“Nosotros nos opusimos a venderle petróleo en el tiempo de López Portillo, y ése fue un grave error, hemos tratado de recuperar el mercado de petróleo crudo, y no lo hemos recuperado”.

México, lamenta, se colocó en una negociación absurda, en la cual exigía las inversiones que los japoneses sí hicieron, pero cuando vino Ohira a cerrar la negociación López Portillo le dijo que siempre no.

Con la reforma energética, confía, las cosas van a cambiar, sobre todo en la petroquímica, donde los japoneses tienen gran interés.

‘Y ahora viene el boom de la industria automotriz’

Si alguien puede hablar de la relación México-Japón es Makoto Toda, presidente de la Asociación México-Japonesa.

Su padre llegó a México en 1936, cuando la importadora El Nuevo Japón lo encomendó a dirigir una fábrica de lápices en la Ciudad de México.

Señaló que el primer acuerdo comercial entre ambas naciones se firmó en 1888 bajo los gobiernos de Porfirio Díaz y del Emperador Meiji. Nueve años después llegó el primer grupo de japoneses al País, conformado por 35 personas, y se instaló en Chiapas.

Sin embargo, señaló Toda, fue entre 1906 y 1912 cuando arribó una gran ola de inmigración japonesa a México. Alrededor de 16 mil japoneses ingresaron al País en calidad de trabajadores temporales para laborar en los plantíos de azúcar del Istmo de Tehuantepec.

Luego, en 1922, llegaría otro grupo de japoneses para pescar abulón en el área de la Bahía de Tortugas, en la Península de Baja California.

Hacia 1942, explicó, de los 16 mil japoneses que originalmente habían ingresado al País, quedaban alrededor de 6 mil, incluidos los hijos ya nacidos en México.

“El comercio entre Japón y México antes de la Guerra del Pacífico era relativamente escaso. Había una empresa importadora, relativamente fuerte en México, que era El Nuevo Japón, traía cosas de Japón, incluyendo componentes de fabricación de lápices”.

En la década de los 50 indicó, empezó el boom del algodón mexicano, que se exportaba a Japón en grandes cantidades.

Posteriormente, recordó, se estableció en México la primera empresa japonesa después de la guerra, Toyoda, matriz de Toyota, que fabricaba maquinaria textil, la cual fracasó.

En esos momentos, detalló, Japón importaba más productos de México de los que exportaba.

Sin embargo, después de los 50, México empezó a comprarle a Japón equipo de generación de energía eléctrica, primero hidroeléctricas y luego termoeléctricas, y la balanza comercial comenzó a equilibrarse.

En 1965 se instaló el Consejo de Hombres de Negocios México-Japón, cuya versión actual se reunirá en el marco de la visita de Shinzo Abe.

Posteriormente, señaló Toda, en los 80 se vino el boom de la televisión, lo que generó la instalación de maquiladoras japonesas a Tijuana.

“Y ahora viene el boom de la industria automotriz”, anotó.

Se asientan en el Bajío

La población japonesa en el Estado de Guanajuato pasó de 31 ciudadanos registrados en 2010 a mil 50 actualmente, de acuerdo con cifras de Migración y de la Secretaría de Desarrollo Económico Sustentable.

El 90 por ciento de la población del país asiático arribó en los últimos 12 meses, tras la instalación de las plantas automotrices Mazda y Honda.

En la entidad existen asentadas 90 empresas de capital nipón que generan 25 mil empleos directos.

La inversión del país asiático se estima en el estado de Guanajuato en 4 mil millones de dólares.

La razón para la oleada es porque la entidad concentra el mayor número de empresas ligadas al sector automotriz.

“Aquí (en Guanajuato) es donde se visualiza que sea el nuevo núcleo de la producción automotriz del continente americano, por esa razón invertimos”, señaló Keiichi Kobayashi, director general de la empresa Nissin Brake, que recientemente abrió su primera planta en México en el Municipio de Irapuato.

Se calcula que en Irapuato radica el 40 por ciento de la población nipona. Ante ello, el Alcalde Sixto Zetina Soto implantó a finales del 2013 programas para la integración de familias al entorno municipal.

“Hemos apostado a que los japoneses se adapten a nuestro Municipio, entre las acciones se encuentra el proyecto de instalación de espectaculares y señalética vial en su idioma. En cuestión educativa se canaliza a las familias a las escuelas en donde se tenga el personal que pueda atender su demanda de idioma, además de apoyar en la enseñanza del español”, dijo.

El Gobernador Miguel Márquez Márquez anunció que, por la relación comercial que existe entre Guanajuato y Japón, la Universidad Bicultural, que empezará a funcionar en agosto próximo, impartirá japonés.

Yoko Tamura, un trabajador de una empresa de autopartes en Irapuato, destacó que una de las ventajas del Estado es su conectividad vía aérea, terrestre y ferroviaria con otras ciudades.

“Hay facilidad para viajar, para trasladarse a cualquier ciudad o incluso para llegar a Estados Unidos, es un estado conectado y eso representa una gran ventaja para la atracción de inversiones”, comentó.

Se estima que en los próximos dos años la población japonesa pueda rebasar los 3 mil ciudadanos asentados de manera formal en el Estado.

Fuente | reforma.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *