Ahuyenta CFE a empresarios

Aún sin abrirse a la competencia, como lo propone la reforma energética, la CFE pierde, año con año, a sus grandes clientes.

En la última década, el bajo crecimiento económico y tarifas comparativamente más altas que en EU propiciaron que empresas industriales y comerciales estancaran su demanda a la paraestatal.

Al mismo tiempo, aumentaron la generación propia hasta llegar al 23% del total que produce la paraestatal.

De acuerdo con datos oficiales, entre 2002 y 2012, la demanda de energía de estos dos sectores apenas creció 1% anual.

En contraste, en el mismo plazo, las empresas que optaron por el autoabastecimiento aumentaron su generación a una tasa anual de 8%.

“Hay empresas que mejor no le consumen a CFE y se refugian en la autogeneración.

“Buscan no depender de la CFE para producir y ponen sus plantas”, afirmó Juan Manuel Chaparro, presidente de la Comisión de Fomento Industrial de la Canacintra.

Al cierre de 2013, están vigentes 461 permisos de autoabastecimiento otorgados por la Comisión Reguladora de Energía (CRE).

La inversión acumulada para estos proyectos privados asciende a 17 mil 617 millones de dólares.

La generación por autoabasto en 2013 sumó 63 mil 501 gigawatts-hora de electricidad, que equivalen al 23.3% de toda la energía que generó la CFE, según datos de la CRE y el Sistema de Información Energética de la Secretaría de Energía.

Chaparro hizo hincapié en que, para las empresas, tener sus propias plantas mejora las condiciones de competencia con sus similares en EU, donde pagan tarifas entre 20 y 50% más bajas que las mexicanas.

Gustavo Tomé, director general de Solartec, fabricante de paneles fotovoltaicos, explicó que, si se compara con las tarifas de la paraestatal, la IP obtiene descuentos de entre 10 y 15% por generar su propia electricidad.

Actualmente, para autogenerar energía es necesario crear una sociedad de empresas, invertir en un proyecto -como, por ejemplo, un parque eólico- y luego solicitar varios permisos a la CFE y la CRE.

Únicamente los socios pueden beneficiarse de un proyecto en particular y sólo es posible comercializar 20 megawatts de excedentes.

Tomé explicó que, con la reforma energética, se les permitiría a las empresas realizar este tipo de proyectos sin tanta burocracia.

Fuente | reforma.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *