4 cláusulas que un contrato de renta suele no incluir

rentar

Encontrar un buen lugar para vivir no sólo se trata sobre la ubicación o amenidades que ofrece el inmueble. Cuando rentas, debes prestar atención a cada letra incluida en tu contrato de arrendamiento, de lo contrario podrías pasar una de las peores experiencias.

La cuestión es la siguiente: Muchos contratos de arrendamiento sólo incluyen cláusulas básicas, acuerdos estándar como el costo de la renta, la duración del contrato y quién debe hacer las reparaciones pero, debería ser más inclusivo. Para encontrar una buena casa o departamento, necesitas un contrato adaptado a tu estilo de vida. Echa un vistazo a los siguientes ejemplos y, recuerda que, la mayoría de los propietarios querrán proporcionarte lo que necesitas y negociarán términos aceptables que convengan a ambas partes.

Mascotas

Muchos propietarios realizan contratos en los que prohíben tener mascotas. Si eres amante de los animales y ya tienes un perro o gato al momento de firmar tu contrato, puedes negociar una cláusula en la que se incluya el tipo de mascota, raza, peso y otras características que estés dispuesto a respetar.

Si quieres adquirir una mientras ya estás rentando, pídele al propietario que incluya una cláusula en la que agregue esta situación.

Control de plagas

Muchos inquilinos asumen que el control de plagas viene incluido en cualquier contrato de alquiler, pero no siempre es el caso. Si en algún momento eres invadido por una molesta plaga, puedes terminar pagando el servicio completo de fumigación. Para salvarte de los costos futuros, pide al propietario que incluya este punto en el contrato. Debe cubrir los métodos de prevención regulares y deberá especificar quién pagaría por la fumigación.

Visitas

Las cláusulas sobre límites en el número de visitas, (familiares que alojas y/o por los espacios de estacionamiento) vienen incluidos en algunos contratos. La mayoría de los propietarios en realidad no hacen cumplir esta política, pero algunos otros sí y, esto podría ser un problema si tienes un miembro de la familia o una pareja que pasa varias noches a la semana en tu vivienda. Por ello, sería una buena idea hablar con tu casero, hacerle saber que tendrás algunos huéspedes a menudo y pedir una cláusula que convenga a ambos.

Estacionamiento

A menudo, es un tema que no se contempla en el contrato de arrendamiento, pero si anteriormente visitaste la vivienda y te has dado cuenta que esto podría dar pie a discusiones, pues son lugares compartidos, lo mejor es que pidas al propietario que te asigne un lugar fijo.

Fuente: metros cúbicos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *