3 tips para prepararte antes de comprar casa

comprar casa

La hipoteca, los muebles nuevos, la cocina, el refrigerador y el mantenimiento son algunos de los gastos que vienen con la casa nueva. Sin organización y un plan puede ser complejo enfrentar esta nueva etapa.

Para que este momento de disfrute en la vida no se convierta en pesadilla, debes tener claridad en cuanto a los gastos que vienen. Te damos tres recomendaciones para ayudarte a mantener las finanzas sanas y la sonrisa en la cara cada vez que regreses a tu nuevo hogar.

1. Contempla todo

Haz un presupuesto detallado. Si no sabes cuánto gastarás o estimas gastar, no sabrás a dónde se te va el dinero y no podrás hacer los ajustes necesarios. Por ejemplo, si quieres pintar la casa porque el color de las paredes exteriores te da dolor de panza, pues más vale que sepas cuánto te puede costar para analizar si lo puedes costear al mudarte o tendrás que esperar unos meses.

Tu presupuesto debe tener todos los gastos fijos que tienes hoy, antes de la compra de la casa. A eso suma la mensualidad de la hipoteca, un monto estimado para el mantenimiento y los arreglos de la casa.

¿Cuánto voy a pagar de mantenimiento? Esa es una de las primeras preguntas que debes hacer antes de comprar casa. Este monto puede sacarte de balance al mudarte si no lo tienes contemplado, junto con la mensualidad de la hipoteca.

Si es tu primera casa o te mudas a un lugar más grande debes contemplar que comprarás muebles. Quizá no lo pienses hacer todo el mismo mes, pero deberás tener un plan de cómo y cuándo piensas comprar lo que hace falta.

Haz una lista de lo que crees que necesitarás, ponlo según las prioridades. Si vas a necesitar un refrigerador y un sillón, primero va el refrigerador y luego dónde ver la tele.

No olvides que para estrenar casa deberás mudarte. Desde ya empieza a comparar precios y servicios de empresas de mudanzas para tener ese gasto contemplado.

2. Juega a que ya tienes la casa

Ya que tengas tu presupuesto listo vive como si lo pagaras antes de mudarte. Esta es la única forma en la que sabrás si puedes o no vivir con el compromiso que quieres adquirir.

En cuando te llegue tu quincena aparta lo de la hipoteca -aquí le puedes restar lo de la renta, si es que pagas-, el mantenimiento y un extra para arreglos o nuevas compras. Si hoy pagas un monto por mantenimiento, solo aparta la diferencia, lo mismo con los arreglos.

Vive como si hicieras estos gastos por unos meses, por lo menos seis, dejando a un lado el extra o la diferencia que tendrías que pagar según tus gastos de hoy. Esto te ayudará a lograr un ahorro adicional, y quizá sea lo suficiente para la pintura o el refrigerador.

3. Junta un extrita

Nadie sabe los gastos sorpresa que pueden venir con el cambio de casa. Por eso es muy importante que tengas tu fondo de emergencia para cuando compres tus nueva casa.

El fondo de emergencia es un dinero de colchón, en general deben ser entre tres y hasta seis meses de tus gastos. Este dinero debe estar en un lugar seguro y a la mano, no debajo del colchón o invertido en bolsa. Lo que quieres es que lo puedas sacar en el momento en el que lo necesites y si es posible que esté cubierto de la inflación o por lo menos recibas algo de rendimiento. Un fondo de renta fija podrías ser una opción, otra sería tenerlo en cetes o udis. Juntar este dinero no es fácil. Es un reto importante, pero será un alivio si llega un imprevisto.

Estas tres recomendaciones no son sencillas y tomarán tiempo, pero si quieres hacer el proceso de la compra de casa uno sin dolor, estos meses extras que tardarás en organizarte te ayudarán a mantener tus finanzas sanas.

Fuente: metros cúbicos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *