Presupuesto sin sueldo fijo, ¿cómo lo hago?

presupuesto-sin-sueldo-fijo

Hace algunos días me preguntaban por algunos consejos sobre la elaboración del presupuesto familiar para quienes no perciben sueldos fijos y que difícilmente saben con cuánto cuentan mes con mes. Trabajadores independientes, comerciantes, freelancers, consultores, vendedores… todos ellos personas que no tienen la comodidad de recibir un salario fijo, o que de recibirlo, éste es muy bajo, encontrándose el grueso de su ingreso integrado por comisiones de ventas, propinas o bonos de productividad. En esta ocasión comparto con ustedes algunas ideas que podrían aplicar al planear su presupuesto, que si bien están dirigidas a quienes no perciben un sueldo fijo, sus principios son universales por lo que pueden ser implementadas por quien lo desee.

1. Divide tus egresos (tus salidas de dinero) de acuerdo a su prioridad

No todos los gastos que tienes tienen la misma importancia ni conllevan una misma responsabilidad y consecuencia. Una forma que he visto que da buenos resultados para dividirlos es la siguiente:

  • Ahorro, debiendo considerar cuando menos tu retiro y provisiones para gastos no contemplados, emergencias y un Fondo de Reserva (ésta última para la época de vacas flacas).
  • Gastos Fijos, que son aquellos gastos básicos de tu hogar (la renta de tu casa, el pago del agua y la luz, compra de la despensa, transporte/gasolina) y aquellos que te has comprometido tú mismo a respetar (Colegiaturas, telefonía, algún seguro).
  • Compromisos Financieros, que representan el pago de tus deudas con excepción del pago de la hipoteca de la casa donde vives de ser el caso, ya que éste sugiero considerarlo un gasto fijo. Algunos ejemplos son la letra del coche, el pago de tarjetas de crédito o la mensualidad de un préstamo personal.
  • Gastos Generales, los cuales representan aquellos gastos que puedes suprimir en un momento dado. La televisión de paga, salidas con amigos y la familia, servicios personales, gastos hormiga como el periódico, el cafecito o refresco diario…

2. Determina tu Zona de Amortiguamiento

Éstos son los gastos que puedes reducir en caso de necesidad. Es el caso por ejemplo de la luz, que si bien es un Gasto Fijo, puedes reducir el consumo eléctrico del hogar para de esta manera pagar menos, ocurriendo algo semejante con la gasolina. En general, todos los Gastos Generales pueden contemplarse como parte de tu Zona de Amortiguamiento.

En lo personal te sugiero proteger tus ahorros con el mismo celo que tus Gastos Fijos y no contemplarlos dentro de ésta zona. Es claro que puedes reducirlos en un caso de emergencia extrema, pero procura que éste movimiento siempre sea la última línea de defensa de tu economía personal y familiar.

3. Determina tu ingreso promedio

En términos prácticos, tu Ingreso Promedio es el importe que recibirías si te distribuyeran de forma equitativa en cada catorcena o quincena el total de los ingresos que has recibido. Además necesitaremos su Desviación Estándar, que es la variación respecto al promedio que en general puedes observar en cada período. Por ejemplo, si tu ingreso en el año fue de $70,000, con un Ingreso Promedio quincenal de $2,917 y una Desviación Estándar de $300, puedes interpretarlo como que normalmente recibes en cada quincena entre $2,617 y $3,217, es decir, que recibes $2,917 ± $300.

Sé que a 8 de cada 10 personas normales no les gustan las matemáticas… y las otras 2 de plano las detestan. Para facilitarte la vida usa hojas de cálculo: todas contemplan entre sus herramientas estadísticas el cálculo del promedio y de la desviación estándar, que son las herramientas que necesitamos para este paso. Para ello, captura en la hoja de cálculo los ingresos que has recibido agrupándolos de forma catorcenal o quincenal según sea el caso (no sugiero semanal ya que el tiempo es corto, y la mensual es demasiado largo). Saca el promedio de tus ingresos (en los últimos 12 meses) así como su desviación estándar (en Excel las funciones, en su versión en español, se llaman PROMEDIO y DESVEST).

4. Elabora tu presupuesto

Considera como ingreso “fijo” tu Ingreso Promedio menos la Desviación Estándar, que en el caso del ejemplo anterior, son $2,617 a la quincena.

Distribuye el ingreso “fijo” entre tus ahorros, gastos y compromisos con las siguientes consideraciones:

  • Si te sobra dinero (no es broma, a veces pasa), de preferencia inclúyelo en tu reserva.
  • Si no te alcanza el dinero, utiliza tu Zona de Amortiguamiento buscando equilibrar tus gastos con tu ingreso “fijo”.
  • Si ni con tus zonas de amortiguamiento alcanzas a equilibrar tus gastos, entonces es momento de sincerarte contigo mismo: necesitas esforzarte para ganar más dinero y eliminar gastos mientras lo logras. Sé que no es lo que muchos quisieran escuchar, pero no existe una solución mágica.
Recuerda actualizar tu ingreso “fijo” de forma periódica y con él tu presupuesto, siendo recomendable que no pasen más de tres meses entre cada revisión.

5. El momento de la verdad: Sigue tu presupuesto

Cada catorcena o quincena, según sea el período que hayas determinado, compara tu ingreso “fijo” presupuestado contra lo que realmente recibiste (recordemos que el tema es que los ingresos son variables).

  • Si tu ingreso real es igual o mayor al presupuestado, entonces ejerce los gastos que presupuestaste. De tener excedentes, considera utilizarlos para cubrir algún gasto que te hayas visto en la necesidad de recortar a la hora de elaborar el presupuesto (por ejemplo, de la zona de amortiguamiento). Pero eso sí, siempre dando prioridad a reservar lo máximo posible para cuando el ingreso real sea menor.
  • De ser tu ingreso real menor, compleméntalo hasta cubrir tus gastos presupuestados con tu fondo de reserva, evitando caer en la tentación de tomar más dinero del necesario… Recuerda, el fondo de reserva es para cuando se reducen tus ingresos y no para incrementar tus gastos.
  • Si tu fondo de reserva está agotado, es momento nuevamente de sincerarte y revisar tu presupuesto. ¿Hace cuánto que no actualizas tu ingreso “fijo”? ¿Hay equilibrio real entre tu ingreso “fijo” y tus gastos? Sé que puedo sonar duro, pero toma esta crisis como un reto que te motive a salir adelante. Un excelente ejemplo lo puedes encontrar en la película En Busca de la Felicidad protagonizadas por Will y Jaden Smith, basada en una historia real

 

Consideraciones finales

Tus provisiones y reservas son tu principal protección contra la reducción periódica de tus ingresos variables, por ello es crítico respetarlas. De tu ingreso “fijo” considera cuando menos:

  • Entre 5% y 10% para tu Fondo para el Retiro,
  • Entre 3% y 5% para tu provisión de Gastos no Contemplados,
  • Entre 3% y 5% para tu Fondo de Emergencias,
  • Entre 5% y 10% para tu Fondo de Reserva. Una vez que cubra el equivalente a 3 meses de tu ingreso promedio más una desviación estándar (en el ejemplo $9,651 – 3,217 x 3), entonces reduce tu aportación periódica a este fondo, siendo recomendable que destines de un 2% a un 5%

Tus deudas, sin contar la renta de la casa que habitas, no deben representar más del 20% de tus ingresos (de no estar pagando casa podrían ser hasta del 30%). Si son mayores, concéntrate en saldarlas y no vuelvas a endeudarte de forma excesiva.

Observa de forma estrecha tu desviación estándar, ya que es el principal indicador que tienes de la estabilidad de tus ingresos. Entre mayor es la desviación, mayor es la variación, por lo que si ves que la desviación se está incrementando, es una señal de riesgo que te indica ser más prudente en tus gastos buscando incrementar tus reservas.

Adicionalmente la desviación estándar también te permite realizar algunos ajustes a tu presupuesto según el porcentaje que represente de tu ingreso promedio:

  • Si es menor al 10%, puedes considerar tu ingreso como si recibieras un salario fijo, lo que significa que tu Fondo de Reserva no es tan crítico, aunque siempre será prudente mantenerlo;
  • Si va del 10% al 25%, entonces hablamos de un ingreso “fijo” estable el cual no debe depararte sorpresas desagradables si sigues lo que hemos platicado;
  • Si va del 25% al 40%, entonces estás sujetos a una fuerte variación, por lo que debes aprovechar las épocas de abundancia para incrementar en lo posible tu Fondo de Reserva;
  • Proporciones mayores al 40% reflejan un nivel de incertidumbre excesivamente alto. Has lo posible para bajar la desviación estándar buscando algún ingreso periódico estable: identificar clientes que compren tu producto de forma recurrente, negociar con tu jefe algún sueldo base, vender alguna póliza o contrato que represente un ingreso periódico (caso de seguros de vida y dotales), dar algunas horas de clase. Como dice el dicho popular, que sea tu gotita constante.

Para concluir, recuerda: El objetivo de planear tu presupuesto es garantizar que tendrás un flujo de efectivo saludable, y tomar las medidas necesarias para realizar ajustes de forma oportuna en caso de ser necesario.

¡Éxito!

Fuente: Practifinanzas

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *