México, con poco ahorro voluntario

Ahorro

Mientras que en países como Irlanda, República Checa, Canadá o Inglaterra, el ahorro voluntario representa hasta 50% del monto total del sistema de pensiones, en México sólo representa 1%, indicó Leopoldo Somohano, director corporativo de planeación estratégica de Principal Financial Group.

“Este porcentaje es marginal. Si bien el ahorro voluntario ha crecido en tasas entre 40 y 50% respecto de años anteriores, es insuficiente. Se deben generar beneficios que motiven al trabajador a ahorrar más”, explicó.

También expuso que en otros países como los ya mencionados, por cada peso que hay ahorrado en el sistema de pensiones, 50 centavos provienen del ahorro voluntario de los trabajadores y los otros 50 centavos del ahorro obligatorio.

Actualmente, los trabajadores afiliados al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) aportan de manera obligatoria 6.5% de su sueldo para el ahorro de su retiro, uno los porcentajes más bajos entre los países que integran la Organización para la Cooperación del Desarrollo Económico, que en promedio está entre 12 y 15 por ciento.

De esta manera, como la aportación es muy baja para alcanzar una pensión digna, el ahorro voluntario es una opción para que los trabajadores incrementen el monto que recibirán de su jubilación.

Las administradoras de fondos para el retiro (afores) son las encargadas de administrar el dinero de los trabajadores, ya sea obligatoria o voluntariamente.

Al cierre de febrero, las 11 afores que integran el mercado reportaron 28,000 millones 130,900 pesos de ahorro voluntario, cantidad que representa 1.15% de los 2.44 billones de pesos que registran las afores.

Más beneficios fiscales

Somohano detalló que en México el límite en la deducibilidad en aportaciones voluntarias -que es de cuatro salarios mínimos- ha influido en que el ahorro voluntario no despegue.

“En otros países se permite deducir hasta 100 por ciento. Para lograr este alcance es necesaria una participación conjunta del trabajador, la empresa y el gobierno, en el sentido de que se creen estructuras fáciles que incentiven el ahorro y la deducibilidad”, argumentó.

Aclaró que pese a que se percibieron cambios con la reforma fiscal, la gente debe aprovechar la deducibilidad.

Ejemplificó que si una persona gana 10,000 pesos mensuales, es decir, 120,000 pesos al año, en su Declaración Anual de Impuestos, paga un impuesto de 12,446 pesos. Ahora, si su nivel máximo de deducciones es 12,000 pesos, el impuesto a pagar después de deducciones es de 10,295 pesos. Por tanto, recupera 2,150 pesos.

El directivo destacó que sólo las personas que ganen más de 400,000 pesos anuales pueden ver limitadas sus deducciones, ya que si ahorraron en un año de manera voluntaria más de cuatro salarios mínimos sólo podrán deducir 10 por ciento.

“La reforma disminuyó el monto de deducibilidad en las aportaciones voluntarias que se hacen para el retiro, pero el beneficio continúa. Así es que el ahorro voluntario tiene dos beneficios: optimizar tu pensión y deducir el monto que ahorras”, concluyó.

 

Fuente | eleconomista.com.mx

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *